Proyecto busca identificar futuros epicentros de sismos

En la cruzada para pronosticar terremotos, los científicos se han embarcado en un ambicioso experimento: identificar los lugares más probables donde puede ocurrir un temblor de magnitud 4,9 o más fuerte en la región sísmica de California durante un período de cinco años.

Unos seis equipos decidieron intentarlo. Desarrollaron modelos computacionales avanzados, enviaron sus mejores predicciones y esperaron. Como parte de las reglas, no podrían cambiar sus predicciones, que fueron cotejadas en relación con los temblores reales que sacudieron la zona durante el tiempo del estudio.

El objetivo era ver si hay alguna manera confiable de ubicar un lugar donde vaya a ocurrir un sismo antes de que se presente.

El ejercicio, que inició en 2006 y terminó en diciembre, no estaba orientado a predecir sismos, lo que sigue siendo difícil. En cambio, se le pidió a los investigadores señalar una región donde es más probable que ocurra un sismo basados en la historia sísmica, la actividad de las fallas y otros factores. El estado fue dividido en 7.700 secciones y los equipos tenían que asignar probabilidades de sismo de diversas magnitudes a cada sección.

Durante el período de prueba, se registraron 31 sismos de magnitud mayor a 4,9 en el estado, incluyendo la zona metropolitana de Los Angeles, el área de la bahía de San Francisco y el océano frente a la costa norte del estado. El mayor sismo fue el ocurrido en la Pascua de 2010 en Baja California, que produjo varias réplicas fuertes a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

Entonces, ¿cómo les fue a los científicos?

“Ningún modelo fue perfecto”, dijo el sismólogo John Vidale, de la Universidad de Washington, que no formó parte de ningún equipo.

La sismóloga Sue Hough, del Servicio Geológico de Estados Unidos, estuvo de acuerdo.

El experimento muestra sólo “cuán difícil es siquiera evaluar rigurosamente el éxito de los métodos de predicción”, dijo.

Tres grupos que tomaron en cuenta todos los pasados sismos sin importar su intensidad tuvieron más éxito que el resto. Uno de ellos analizó el desempeño y publicó resultados en internet el lunes en la revista científica semanal Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Hay mucho que desconocemos”, dijo John Ebel, geofísico de la Universidad de Boston cuyo trabajo quedó en una posición baja en el estudio porque sólo hizo suposiciones.

Dado que terminó el experimento de California, los científicos están aplicando las lecciones aprendidas a un esfuerzo similar a nivel internacional que se desarrolla actualmente.

Vía AP

mallontv


NEWSLETTER

Recibe un resumen de las noticias mas importantes de la semana, todos los lunes.


Page optimized by WP Minify WordPress Plugin